Consejos

Algo que es definitivo en esta situación es que la transición al aula siempre debe contar con el apoyo de los diferentes actores de la escuela, trabajando mano a mano: como profesor o supervisor interno, comunique siempre con el futuro profesor del alumno y háblele sobre el potencial del alumno, su desarrollo y los desafíos que podría enfrentar. Entre los consejos más prácticos para garantizar una transición sin problemas se incluyen:

  1. Como supervisor o profesor, puede diseñar un formulario estándar en el que se pueda discutir cada factor pertinente. Envíe este formulario al futuro profesor y pídale que evalúe los mismos aspectos de nuevo en 6 meses. Este formulario ayudará al profesor a mantenerse al tanto del desarrollo del alumno y permitirá a ambos reflexionar sobre su evaluación

  2. Pída a un profesor/empleado que se asegure de que el formulario de evaluación sea devuelto 6 meses después: si el profesor de la clase principal no lo envía, ¡asegúrese de que lo recibes!

  3. Empareje al nuevo alumno con un alumno del aula convencional para que pueda guiarlo y apoyarlo en la nueva aula.

  4. En cooperación con la junta, hay que crear prácticas enfocadas a la integración para los nuevos profesores. Haga algo parecido a unas prácticas con un número de alumnos y deje estos le ayuden en la evaluación y la transición. Tal vez quiera dejar que estos becários manejen la comunicación con el profesor de la clase principal.

  5. Para cada alumno, haga una lista o un diagrama : ¿cuales son los puntos fuertes de este alumno? Discuta con el equipo: ¿podría el alumno asistir a algunas clases sobre el tema en el que es bueno?

  6. Invite a los profesores de las clases convencionales a participar en su clase/escuela: organize un día de observación en el que los profesores de las clases convencionales puedan ver cómo hace las cosas. Esto es una buena oportunidad para que los profesores tengan algun conocimiento sobre el alumno.

  7. Puede crear una plataforma junto con todas las escuelas con las que colabora (esta plataforma puede tomar lugar a través de Dropbox o Google Drive). En esta plataforma, puede crear carpetas sobre diferentes temas para que los profesores puedan hacer preguntas o sugerencias sobre cada tema. Por ejemplo, podría crear una carpeta sobre el idioma. En esta carpeta, los profesores habituales pueden hacer preguntas específicas sobre alumnos concretos, como por ejemplo: “Harry sigue retrasado en lo que respecta a la comprensión de lectura, ¿cómo lo manejaste cuando estaba en tu clase?”.

  8. Deje que los alumnos hagan un boletín informativo junto con los alumnos de las clases convencionales. Envíelo a otras escuelas convencionales si posible.

  9. ¿Cuándo si sabe si un alumno puede ir a una clase convencional? Contacte con la escuela a la que iría el alumno para saber qué métodos utiliza y deje que el alumno haga algunas pruebas de entrada para estos métodos.

Para concluir, las transiciones que los estudiantes recién llegados experimentan pueden ser procesos desafiantes. Estas transiciones son aún más desafiantes cuando el lenguaje de la escuela es desconocido para el estudiante. Por lo tanto, para alcanzar el nivel de continuidad que suavizará las múltiples transiciones, los profesores necesitan de tener un conocimiento práctico del idioma y de la enseñanza del mismo.

Este conocimiento consiste en varios temas:

  1. El lenguaje de la escuela, las lenguas maternas y el test diagnóstico;
  2. El lenguaje y comunicación con los familiares;
  3. Los procesos de aprendizaje del idioma y el multilingüismo;
  4. El lenguaje académico y el aula multilingüe;
  5. El lenguaje y la observación, la evaluación y la valoración.